Mediación

Mediación

El Centro se encarga de notificar la invitación a la otra parte, la cual cuenta con un término de 30 días para aceptar o rechazar dicha solicitud. De rechazar la solicitud, la mediación se dará por terminada. En caso de no contestar se le informará a la otra parte por si desea agregar un término adicional, en caso de así requerirlo, se le enviará una segunda invitación, de no contestar se dará por terminada la mediación.

Si acepta la invitación, se nombrará a un mediador y él se pondrá en contacto con las partes y a través de una o varias sesiones se intentará resolver el objeto de la mediación.

La mediación surge como la herramienta ideal para no romper relaciones comerciales con los clientes frecuentes, ya que no se inicia un juicio en contra de ellos, únicamente se invita a mediar para resolver las diferencias o problemáticas que haya surgido en la relación.

En caso de tener una cláusula escalonada, sino se llega a nada en la mediación, inmediatamente después iniciaría el arbitraje. Es importante tener en cuenta que el mediador está impedido para fungir como árbitro en el procedimiento subsecuente.