Declaración de Principios

Declaración de Principios de la
Comisión de Mediación y Arbitraje de la
Cámara Nacional de Comercio de la Ciudad de México


Las decisiones de la Comisión de Mediación y Arbitraje y de su Comité Consultivo, la actuación de la Secretaría General y los Reglamentos parten de la base de que el arbitraje mercantil no debe ser sólo una batalla legal, sino una averiguación honesta a cargo de personas prudentes, a la luz de los principios de la buena fe y los usos de la industria o comercio involucrados.

 

Esta investigación tiene el propósito de conocer las estipulaciones de las partes cuando celebraron el Contrato o entraron en una relación, en su caso las modificaciones que convinieron, el modo en que ejecutaron el Contrato, las legítimas expectativas de las partes y las causas de la disputa. Con este conocimiento, el Tribunal Arbitral debe emitir el laudo o laudos, definitivos y vinculantes, que den soluciones razonables y justas, no legalistas, a las cuestiones sometidas al Tribunal. Bien aplicados los principios del cualquier sistema legal, salvo que sea primitivo o esté ideológicamente distorsionado, por necesidad conducirá a similares resultados.

 

La Comisión, el Comité Consultivo y la Secretaría General, consideran que es de la esencia de sus funciones, tener cuidado de que los procedimientos de mediación y de arbitraje, terminen en transacciones o laudos obligatorios, susceptibles de ser reconocidos por los jueces y las autoridades como válidos, vinculantes y ejecutables. Especialmente en la jurisdicción o jurisdicciones en que sea probable se deba tener lugar el cumplimiento. Sin embargo, en el cumplimiento de estas funciones, la Comisión, la Secretaría General y los tribunales arbitrales, deben tomar en cuenta la necesidad de dar pronta solución a la controversia y de no hacer incurrir a las partes en gastos elevados e innecesarios en relación con la complejidad y cuantía de la disputa.