Tips

  • CONVENIENCIA DE REVISAR LOS LAUDOS 2268

CONVENIENCIA DE REVISAR LOS LAUDOS

Los laudos son resoluciones finales, vinculantes para las partes, y ejecutables judicialmente. Aunque sean parciales, son finales respecto de las cuestiones que en ellos se resuelven.

 

No se puede exigir la ejecución de lo que un laudo omite; aunque remita la cuestión al juez. Habrá que iniciar un nuevo arbitraje; u olvidarse de reclamar la omisión. Por ello, al recibir el laudo es conveniente revisarlo, para que en el caso de que exista alguna omisión, se solicite al tribunal arbitral que dicte un laudo adicional.

 

Al respecto, el artículo 44.1 del Reglamento de Arbitraje de la CANACO señala: "Dentro de los treinta días siguientes a la recepción del laudo, cualquiera de las partes podrá requerir del tribunal arbitral, quien deberá notificarlo a la otra parte, que dicte un laudo adicional, respecto de reclamaciones formuladas en el procedimiento arbitral, pero omitidas en el laudo." Este artículo es en sustancia, igual al artículo 1451 del Código de Comercio. Se puede decir que el derecho a pedir un laudo adicional existe en todos los reglamentos de arbitraje.

 

Una buena estrategia para revisar un laudo consiste en preguntarse lo que se demandaría en un juicio* de cumplimiento forzoso; y ver si lo decidió el laudo. Probablemente lo más importante sean las liquidaciones de sumas, como las costas del arbitraje, intereses, indexaciones y daños y perjuicios. Son cuestiones que no puede determinar un juez "en ejecución del laudo;" ya las partes convinieron que las resolvería el árbitro.

 

Finalmente, la sugerencia más importante que se puede hacer para obtener un buen laudo, es designar buenos árbitros.

____________

* El uso del término juicio es deliberado. Aunque los artículos 1460 y 1463 del Código de Comercio hablen de la vía incidental, la correcta interpretación es que se trata de un juicio.


  • COMPRESIÓN DE ARCHIVOS ELECTRÓNICOS 1742

COMPRESIÓN DE ARCHIVOS ELECTRÓNICOS              
Para reducir el tamaño de los archivos y facilitar la transmisión, sin alterar su formato original, los documentos se pueden comprimir. Para ello es muy útil el programa WinZip (www.winzip.com). Para comprimir los archivos hay que adquirir el programa, aunque hay una versión gratuita para descomprimirlos.

 

  • CONFIGURACIÓN DE ARCHIVOS ELECTRÓNICOS PARA EVITAR ALTERACIONES 1770

CONFIGURACIÓN DE ARCHIVOS ELECTRÓNICOS PARA EVITAR ALTERACIONES
Para evitar la alteración de los archivos electrónicos conviene configurarlos como sigue:
1. Dentro del documento ir a "herramientas".
2. Seleccionar la opción 2"proteger documento".
3. En la ventana que aparece, elegir la opción "comentarios".
4. Elegir una contraseña.
5. Confirmar la contraseña elegida.

 

Otra alternativa, aunque más laboriosa, consiste en proteger los archivos electrónicos configurándolos o guardándolos en programa Adobe Acrobat (www.adobe.com). Para ello, es necesario escanear la versión impresa del documento en este programa.

 

También conviene tener presente que los documentos electrónicos conservan un registro de los cambios durante su redacción. Para evitar miradas curiosas, se pueden escanear como arriba se sugiere. Otra posibilidad existe en recientes versiones de Office Word: en la página de Internet de Office (www.office.microsoft.com) se puede bajar un programa que remueve esos datos, está en inglés y se llama "Remove Hidden Data".

 

  • COMUNICACIONES POR CORREO ELECTRÓNICO  2189

COMUNICACIONES POR CORREO ELECTRÓNICO                  
Hoy en día es común que las partes y el tribunal arbitral convengan el uso del correo electrónico para las comunicaciones. Es más confiable, fácil de archivar, barato y ágil. El correo electrónico contiene los datos de la dirección del remitente y del destinatario, así como el día y la hora en que fue emitido y recibido; cuando hay un error o no se puede entregar, el administrador del sistema notifica de esa circunstancia. Sólo se necesita enviar una vez a todos los destinatarios, lo que facilita la prueba, ya que árbitros y partes tienen una copia del mismo. Por último, incluso si se borra del disco duro de la computadora, existe la posibilidad técnica de encontrarlo a través de un análisis hecho por un laboratorio forense. Ninguna de esas ventajas tiene el fax.

 

Conviene tomar en cuenta lo siguiente:

  • Para evitar complicaciones técnicas, determinar los programas que se utilizarán; por ejemplo Word o Acrobat.
  • Si las partes y el tribunal arbitral deciden no depender únicamente del correo electrónico, pueden acordar que las comunicaciones sean confirmadas por mensajería. Dada la costumbre de usar el fax, a veces se estipula que la confirmación se hará por este medio, sin embargo es una precaución inútil, ya que el correo electrónico es más seguro y confiable. Por ejemplo, un fax sólo es la transmisión telefónica de una fotocopia; exactamente lo mismo es la transmisión de un documento copiado en formato de Acrobat o similar.
  • Se acostumbra convenir que ciertos documentos importantes, como los que contienen las alegaciones de las partes, las órdenes procesales y los laudos, además de ser enviados por correo electrónico, se confirmen por mensajería.
  • Cuando los anexos sean voluminosos, se acostumbra estipular que se listen en la remisión por correo electrónico y se remitan de inmediato por mensajería.
  • Para efectos del plazo para la presentación de escritos, el tribunal arbitral puede considerar que las partes lo han respetado, si éstas han enviado sus escritos por cualquiera de los medios convenidos, en el día de la fecha límite. Cuando las partes están en diferentes usos horarios, para evitar dar ventajas a una de ellas, se debe establecer el uso horario común en el que fenece el plazo de remisión del correo electrónico.

 

  • PRESENTACIÓN Y ORGANIZACIÓN DE ANEXOS    2380

PRESENTACIÓN Y ORGANIZACIÓN DE ANEXOS                      
La consulta de pruebas, cuando son muchas, y algunas voluminosas, es difícil para los árbitros. Esto redunda en perjuicio de las partes, que desean que se lean con atención sus documentos. Conviene que los litigantes adopten las siguientes medidas prácticas:

  • Presentar los documentos y sus anexos en carpetas.
  • Usar separadores, banderas o etiquetas para cada uno de los anexos.
  • Identificarlos por su título y fecha.
  • Numerar los anexos, con una numeración consecutiva única durante todo el procedimiento. Esto evita que a lo largo del procedimiento existan, por ejemplo, dos anexos número 1.
  • Indicar, de forma abreviada, a qué parte corresponden los anexos. Esto puede lograrse con letras. Por ejemplo: "Anexo A-1", que significa que es el primer anexo de la demandante o "Anexo D-2", que significa que es el segundo anexo de la demandada.
  • Numerar cada página de los anexos. Incluso si es posible, se recomienda numerar los párrafos e insertar subtítulos, así se facilita la referencia exacta a partes del texto.

 

En todo caso, para garantizar la uniformidad, conviene que las partes y los árbitros se pongan de acuerdo respecto del sistema que se usará en al arbitraje


  • CONVIENE CONSULTAR CON EL TRIBUNAL ARBITRAL 1819

CONVIENE CONSULTAR CON EL TRIBUNAL ARBITRAL                  
La flexibilidad del arbitraje, su gran variedad y la discrecionalidad que tienen los árbitros, produce con frecuencia dudas de las partes sobre la forma, extensión, contenido y propósito de los escritos que deben presentar. O sobre la forma de proponer o desahogar ciertas pruebas; por ejemplo, sobre la prueba del derecho extranjero o sobre si es necesario anexar todos los documentos en que se funda una prueba basada en la contabilidad. O sobre cualquier otra cuestión procesal.

 

Las partes se sentirán más tranquilas y el procedimiento será más seguro y ágil si, cada vez que una de ellas tiene alguna duda importante, la plantea al tribunal arbitral para pedir orientación. Plantear estas cuestiones no es señal de ignorancia o inexperiencia, sino todo lo contrario.
Como todas las actuaciones arbitrales, las consultas deben hacerse al tribunal con conocimiento de la otra parte. El tribunal, después de oír a todas las partes, proporcionará la guía solicitada.

 

  • LENGUAJE Y CONDUCCIÓN DEL PROCEDIMIENTO 1521

LENGUAJE Y CONDUCCIÓN DEL PROCEDIMIENTO               

A los árbitros los convencen los escritos claros, bien estructurados y cortos. Eliminar las contiendas con la parte contraria, tales como acusaciones de falsedad, mala fe y otros calificativos similares, ayuda a la mejor conducción del arbitraje. Asimismo, es conveniente eliminar el uso de frases estereotipadas que carecen de sentido; como por ejemplo "protesto lo necesario".