Preguntas Frecuentes Sobre Arbitraje

FAQ’S

A continuación presentamos algunas de las preguntas que con frecuencia se formulan en materia de arbitraje comercial:

1. Si no se pactó el arbitraje en el contrato, ¿qué alternativa tienen los contratantes para resolver una controversia existente a través del arbitraje?

Se puede convenir el arbitraje para resolver disputas que hayan surgido entre las partes, aun cuando no haya habido previamente un contrato o un acuerdo de arbitraje ; por ejemplo, respecto del pago de una indemnización por hechos ilícitos. De acuerdo con lo previsto en la fracción I, del artículo 1416 del Código de Comercio, las partes pueden celebrar un compromiso arbitral para someter al arbitraje la controversia que ha surgido entre ellas, respecto de una determinada relación jurídica, contractual o no contractual. Inclusive, según el artículo 1423 de dicho ordenamiento, el compromiso arbitral se puede celebrar cuando la controversia esté en un proceso judicial.

2. ¿El arbitraje de la Cámara de Comercio de la Ciudad de México, es sólo para los socios de ésta?
No. Cualquier persona, sin importar si es socio o no de la Cámara de Comercio, puede recurrir al arbitraje comercial de ésta, ya que es una institución arbitral abierta a todas aquellas personas que deseen solucionar por este medio sus controversias.

3. ¿El Reglamento de Arbitraje de la Cámara Nacional de Comercio de la Ciudad de México es para arbitrajes nacionales e internacionales?
Sí. El Reglamento de Arbitraje de la Cámara Nacional de Comercio de la Ciudad de México es apropiado para procedimientos de arbitraje tanto nacionales como internacionales (véase el artículo 1 del Reglamento de Arbitraje de la Cámara Nacional de Comercio de la Ciudad de México) . Se puede convenir la sede del arbitraje fuera de México, un idioma diferente del español y que la ley aplicable a la sustancia del negocio sea una ley extranjera, los principios generales del derecho, la lex mercatoria y otras soluciones similares. En realidad, el Reglamento de Arbitraje de la Cámara Nacional de Comercio de la Ciudad de México, como muchos otros Reglamentos de instituciones arbitrales, tiene como modelo el Reglamento de Arbitraje de la Uncitral.

4. ¿Es caro el arbitraje?

No. El arbitraje se caracteriza por la rapidez y flexibilidad, lo que se traduce en un ahorro de costos, en comparación con el litigio judicial, en el que, si bien no se pagan los gastos previstos en el Arancel, el procedimiento suele demorarse, puede constar de múltiples instancias, con aumentos impredecibles, en el costo real para las partes.

 

Adicionalmente, es conveniente tomar en consideración los siguientes aspectos para obtener un arbitraje con el mayor ahorro de costos posible: i) seleccionar una institución arbitral seria y un reglamento adecuado; ii) cuidar la relación entre el número de árbitros (uno o tres) y el monto, importancia y complejidad del negocio en el caso concreto; iii) elegir una adecuada sede del arbitraje, para reducir gastos de viaje de las partes y de los árbitros; y iv) considerar que el arbitraje se resuelve con base sólo en documentos, para evitar audiencias cuando no sean necesarias. Asimismo, es necesario tomar en cuenta que el empleo de instrumentos como el teléfono, el fax, el correo electrónico y las teleconferencias facilitan las comunicaciones y reducen los costos del arbitraje.

 

Si desea determinar fácilmente el costo del arbitraje bajo el Reglamento de la Cámara Nacional de Comercio de la Ciudad de México, puede hacerlo a través del calculador automático de esta página.

5. ¿El lugar del arbitraje debe ser el mismo en donde se ubica la institución arbitral?
No. El lugar del arbitraje se fija por acuerdo entre las partes y a falta de acuerdo, por el tribunal arbitral. Por ello, el lugar que se elija puede ser distinto al lugar en donde tenga su domicilio la institución arbitral o las partes en el contrato.

6. ¿Cuáles son las normas que rigen el procedimiento arbitral?
El procedimiento se rige por las normas que acuerden las partes. Normalmente, estarán contenidas en un reglamento, que se incorpora por remisión a la cláusula de arbitraje, por ejemplo, el Reglamento de Arbitraje de la Cámara Nacional de Comercio de la Ciudad de México.

 

Cuando se presenta el caso concreto, el tribunal arbitral suele reunirse con las partes, en juntas administrativas, para precisar ciertos aspectos procesales, tomando en cuenta las características del caso concreto.

7. ¿Cómo se llevan a cabo las notificaciones en un procedimiento arbitral?
El artículo 2 del Reglamento de Arbitraje de la Cámara Nacional de Comercio de la Ciudad de México considera que toda notificación, incluso una nota, comunicación o propuesta se ha recibido si se entrega personalmente al destinatario, o si se entrega en su residencia habitual, establecimiento de sus negocios o dirección postal. Si no fuera posible averiguar ninguno de ellos después de una indagación razonable, la notificación se puede realizar en su última residencia habitual o en el último establecimiento conocido de sus negocios. Normalmente estos lugares han sido establecidos por las partes en el contrato.

8. ¿Si un contrato contiene una cláusula arbitral puedo demandar o me pueden demandar en tribunales judiciales?

No, si las partes convinieron el arbitraje y una de ellas recurre a los tribunales, la otra puede hacer valer el acuerdo de arbitraje. El párrafo 3 del artículo II de la Convención de las Naciones Unidas sobre el reconocimiento y ejecución de sentencias arbitrales extranjeras (Convención de Nueva York) , aplicable a todos los acuerdos de arbitraje otorgados por escrito, dice que el "tribunal de uno de los Estados Contratantes al que se someta un litigio respecto del cual las partes hayan concluido un acuerdo en el sentido del presente artículo, remitirá a las partes al arbitraje, a instancia de una de ellas, a menos que compruebe que dicho acuerdo es nulo, ineficaz o inaplicable." De manera similar, el artículo 1424 del Código de Comercio dispone que en caso de que se someta ante un juez un litigio sobre un asunto que sea objeto de un acuerdo de arbitraje, éste debe remitir a las partes al arbitraje en el momento en que lo solicite cualquiera de ellas, a menos que se compruebe que dicho acuerdo es nulo, ineficaz o de ejecución imposible.

 

En algunas ocasiones los jueces no hacen la remisión de inmediato, para esos casos, el segundo párrafo del artículo 1424 del Código de Comercio establece que "si se ha entablado la acción a que se refiere el párrafo anterior [primero], se podrá no obstante, iniciar o proseguir las actuaciones arbitrales y dictar un laudo mientras la cuestión esté pendiente ante el juez.."

9. ¿Qué pasa si el árbitro no es imparcial o independiente?
En este caso, de acuerdo con el artículo 15 del Reglamento de Arbitraje de la Cámara Nacional de Comercio de la Ciudad de México, cualquiera de las partes puede promover la recusación del árbitro, dentro de los quince días siguientes a la fecha en que tenga conocimiento de cualquier circunstancia que dé lugar a dudas acerca de su imparcialidad o independencia.

10. ¿Cómo se fijan los plazos en el arbitraje?
Debido a la flexibilidad del arbitraje, las partes y el tribunal arbitral pueden ponerse de acuerdo sobre los plazos más convenientes para la comunicación de los escritos, incluidos los escritos de demanda y contestación. En caso de que no se llegue a un acuerdo, según el artículo 28 del Reglamento de Arbitraje de la Cámara Nacional de Comercio de la Ciudad de México, el tribunal arbitral fija estos plazos, sin que excedan de 45 días. Sin embargo, el propio tribunal puede prorrogar dichos plazos, si estima que la prórroga se justifica.

11. ¿Qué sucede si la parte demandada no contesta la demanda?
El artículo 33 del Reglamento de Arbitraje de la Cámara Nacional de Comercio de la Ciudad de México establece que si dentro del plazo fijado por el tribunal arbitral, la Demandada no ha presentado su contestación a la demanda, sin invocar causa suficiente, el tribunal arbitral ordenará que continúe el procedimiento. Esto no significa que la demandada haya caído en un "estado de rebeldía," en los términos de la legislación procesal ordinaria; aunque es evidente que una parte que trata de impedir el procedimiento por su ausencia o falta de cooperación pone en serio riesgo su caso. Por ejemplo, según el artículo 35 del señalado Reglamento, igual al artículo 1420 del Código de Comercio, si "una parte prosigue el arbitraje sabiendo que no se ha cumplido alguna disposición del presente Reglamento o algún requisito del acuerdo de arbitraje y no exprese su objeción a tal incumplimiento sin demora justificada o, si se prevé un plazo para hacerlo y no lo hace, se entenderá renunciado su derecho a impugnar."

12 ¿Hay posibilidad de dictar medidas precautorias en un procedimiento arbitral?

Sí hay tal posibilidad. El artículo 31 del Reglamento de Arbitraje de la Cámara Nacional de Comercio de la Ciudad de México prevé que a petición de cualquiera de las partes, el tribunal arbitral puede tomar todas las medidas provisionales que considere necesarias respecto del objeto en litigio, inclusive medidas destinadas a la conservación de los bienes que constituyen el objeto del litigio, tales como ordenar que los bienes se depositen en manos de un tercero o que se vendan los bienes perecederos o que puedan devaluarse. Cualquiera de las partes en el procedimiento puede solicitar al árbitro que dicte estas medidas.

 

En este aspecto debe tomarse en cuenta, también, el artículo 1425 del Código de Comercio, según el cual, "Aun cuando exista un acuerdo de arbitraje las partes podrán, con anterioridad a las actuaciones arbitrales o durante su transcurso, solicitar al juez la adopción de medidas cautelares provisionales."

 

En la mayoría de los casos las medidas precautorias con cumplidas voluntariamente, pues existe la posibilidad de que el árbitro haga inferencias negativas en contra de la parte que se niegue a cumplir con la medida. Sin embargo, en caso de que estas no sean cumplidas voluntariamente, se puede solicitar el auxilio judicial para su ejecución.

13. ¿Cómo se pagan los gastos de un procedimiento arbitral? ¿Qué sucede si una de las partes no puede o se niega a pagar la cantidad que le corresponde de los gastos del arbitraje?
Los gastos son pagados por las partes por igual. Para ello, la Comisión determina que las partes deben hacer depósitos de acuerdo con el Reglamento, el Arancel, el número de árbitros y la cuantía y complejidad del negocio. En el supuesto de que una de ellas no pueda o se niegue pagar la cantidad que le corresponde, la otra parte puede cubrir dicha cantidad. Si esta parte tampoco cubre esa cantidad, la Comisión puede ordenar la suspensión o la conclusión anticipada del procedimiento. La Gerencia puede informar a quien se lo solicite, antes de iniciar un arbitraje o de que se convenga un acuerdo de arbitraje, pero no en forma vinculatoria, cuál es el cálculo medio de los costos de un arbitraje.

 

Asimismo, el costo del arbitraje tramitado de conformidad con el Reglamento de Arbitraje de la Cámara Nacional de Comercio de la Ciudad de México puede determinarse fácilmente a través del calculador automático de esta página.

14. ¿El laudo es obligatorio?
Los laudos son obligatorios. El artículo 1461 del Código de Comercio establece que un laudo arbitral, cualquiera que sea el país en que haya sido dictado, será reconocido como vinculante y, después de la presentación de una petición por escrito al juez, será ejecutado de conformidad con las disposiciones del propio Código. Si se trata de un laudo extranjero, la misma obligatoriedad la establecen la Convención de las Naciones Unidas sobre el reconocimiento y ejecución de las sentencias arbitrales extranjeras (Convención de Nueva York) y la Convención Interamericana de arbitraje comercial internacional (Convención de Panamá) Por supuesto que el artículo 39.2 del Reglamento de Arbitraje de la Cámara Nacional de Comercio de la Ciudad de México establece que el laudo es definitivo, inapelable y obligatorio para las partes, quienes se comprometen a cumplirlo sin demora. En el supuesto de que la parte condenada no lo cumpla voluntariamente, se puede ejecutar coactivamente por un juez, como si fuera una sentencia judicial, según lo establecido en los artículos 1451 y 1463 del Código de Comercio.

15. ¿Se puede promover apelación contra el laudo?
No. Como se señaló, de acuerdo con el artículo 39.2 del Reglamento de Arbitraje de la Cámara Nacional de Comercio de la Ciudad de México, el laudo es definitivo, inapelable y obligatorio para las partes.

16. ¿Un laudo arbitral puede ser anulado?
Un laudo arbitral puede ser anulado por el juez del lugar del arbitraje, cuando se presente alguna de las causales previstas en el artículo 1457 del Código de Comercio. Estas causales son las siguientes: i) que alguna de las partes en el acuerdo de arbitraje haya estado afectada por alguna incapacidad o que dicho acuerdo no sea válido en virtud de la ley a que las partes lo hayan sometido; ii) que la parte interesada no haya sido debidamente notificada de la designación de un árbitro o de las actuaciones arbitrales, o no hubiere podido hacer valer sus derechos; iii) que el laudo se refiera a una controversia no prevista en el acuerdo de arbitraje o que contenga decisiones que excedan los términos del acuerdo del arbitraje; iv) que la composición del tribunal arbitral o el procedimiento, no se ajustaron al acuerdo celebrado entre las partes; o iv) que el juez compruebe que, según la legislación mexicana, el objeto de la controversia no es susceptible de arbitraje, o que el laudo es contrario al orden público.

 

Al respecto, cabe agregar que una parte importante de la misión de los árbitros es cuidar de que el laudo que dicten sea válido y vinculante.

17. ¿Qué sucede si las partes llegan a un arreglo antes de que se dicte el laudo?

De acuerdo con el artículo 41.1 del Reglamento de Arbitraje de la Cámara Nacional de Comercio de la Ciudad de México, si antes de que se dicte el laudo, las partes convienen en una transacción que resuelva el litigio, el tribunal arbitral dicta una orden de conclusión del procedimiento o si lo piden ambas partes y el tribunal lo acepta, que es la mejor fórmula, se registra la transacción en forma de laudo arbitral, en los términos convenidos por las partes.